Empacar sin equivocarse es un arte… ¡que es posible aprender! Una guía de consejos para que sepas qué debes llevar y qué puedes dejar en casa.

 

 

Cámaras de fotos o video

 

Seguramente no vas a olvidarte de empacar tu cámara… ¡pero ten cuidado de no olvidar las baterías extra ni sus cargadores! Además, sé previsor y lleva una memoria adicional y los cables que te permitan descargar las imágenes o videos de modo de poder hacer un back up utilizando las computadoras del hotel, tu propia notebook o bien un locutorio.

 

Una buena idea es adquirir un trípode flexible: los hay cada vez más pequeños y a buen precio.

 

Botiquín de primeros auxilios

Prevenir, ante todo. Contar con los elementos necesarios para salir del paso ante un pequeño accidente o un leve malestar físico es importantísimo.

 

Almohada inflable: tu aliada en los viajes largos

Tus cervicales agradecerán sobremanera que no olvides incluir una almohada inflable en tu equipaje de mano. Es el complemento ideal para cualquier viaje largo y permite descansar sin sufrir contracturas ni adoptar malas posturas.

Es muy económica y, sin aire, no ocupa nada de espacio.

 

Adaptador universal

 

Los aparatos eléctricos –como cargadores de baterías, afeitadoras o secadores de pelo– pueden llegar a convertirse en un dolor de cabeza en un viaje.

 

¿Y si el voltaje no es compatible? ¿Y si los enchufes son diferentes? Además de informarse acerca del sistema eléctrico en el país de destino, es posible prever cualquier contratiempo recurriendo a un dispositivo multienchufe que funciona como adaptador universal. Algunos, además, incluyen un transformador.

 

Cortaplumas: una caja de herramientas en miniatura

Aunque no estés planeando un viaje como mochilero, este pequeño utensilio siempre te sacará de un apuro. No ocupa lugar y es la solución para pequeños problemas que surgen de improviso.

 

Hay muchos modelos disponibles en el mercado (para todos los gustos y presupuestos) y, en el caso de que no quieras gastar, siempre habrá algún amigo que podrá prestarte uno.

 

Importante: no tienes que ser hombre para llevarlo. Las mujeres también le encuentran utilidad.

 

Pequeño costurero
Ante cualquier imprevisto con la ropa, un mini costurero te permitirá salir del paso. Puedes armar el tuyo propio, o bien adquirir alguno de los kits que ya vienen preparados. En cualquier caso, deberá contar con: tijerita (si ya tienes una en tu cortaplumas, puedes obviarla), hilo en dos o tres colores básicos (negro, blanco y gris o azul), dos o tres botones de repuesto, dos agujas, un par de alfileres de gancho y pegamento para tela (en envase pequeño).

Facebook Twitter Email